www.conozcarecoleta.com.ar

Serv. Meteorologico Nacional

Visitante Nro.

La magia del Cine de barrio

Los cines en los barrios tenían una magia especial que con el paso de los años se ha ido perdiendo y así se produjo una agonía lenta que los fue matando, se cerraron muchas salas que atesoraban risas, lágrimas, mimos de enamorados y además han sido la contención de algunos solitarios que mirando una película, se sintieron parte de ese mundo mágico.

A fines del siglo XIX y principios del XX, solo las familias de la aristocracia porteña tenían la posibilidad de viajar a Europa y observar otras costumbres que luego eran imitadas, tanto en la manera de vestir como en la arquitectura, el arte y todo lo que podían adquirir porque imitar (sobre todo a Francia) era glamoroso. Aquellos que no tenían esa posibilidad, podían observar de qué se trataba ese estilo de vida a través de las pantallas de cine y de esa manera aprender ciertos modales refinados.

Sin embargo, quienes tenemos más de 50 recordamos el cine de barrio y aquellos tiempos en que daban tres películas en forma continuada. Entrábamos al cine pasado el mediodía y nos íbamos habiendo anochecido. También la calle Lavalle concentraba la mayor cantidad de cines, que en los últimos años cerraron y se convirtieron en templos de predicación de pastores, galerías comerciales e incluso un bingo.

Mucho tiempo ha transcurrido y ahora existen los complejos de cines que cuentan con varias salas, más pequeñas pero mucho más modernas y confortables, a las que el público que asiste ya no lleva el “sanguchito” el alfajor o las golosinas de su casa, todo se ofrece allí, desde el pochoclo hasta el pancho u otras opciones de food finger y gaseosas. Salas en las que la tecnología 3D nos permite, mediante el uso de anteojos especiales, ver una película cuya trama parece estar ocurriendo en ese momento, allí y nosotros nos sentimos partícipes.

Entre la gran cantidad de salas emblemáticas que han cerrado podemos citar el Cine Cuyo, El Nilo y el Los Andes en el barrio de Boedo; el Cine Atlas en Av. Santa Fé 2015 en el barrio de Recoleta; el cine Metro, frente al Obelisco; el América, en Callao y Santa Fé, son solo algunos de los cines que se convirtieron en locales comerciales. Ahora el Aconcagua en Villa Pueyrredón, que luce totalmente abandonado, genera una gran tristeza en los vecinos.

Al igual que en la película italiana, Cinema Paradiso, o la canción “Los fantasmas del Roxy” de Joan Manuel Serrat, muchos recordamos aquellos cines y lamentamos que hayan cerrado, dejándonos lindos recuerdos de una etapa vivida que ya no volverá.


www.conozcarecoleta.com.ar (2527) - Publicado: 18/09/16