www.conozcarecoleta.com.ar

Serv. Meteorologico Nacional

Visitante Nro.

Leyes más duras contra los motochorros

Los motochorros representan uno de los problemas de inseguridad, en la ciudad de Buenos Aires, que fue creciendo en la última década. Generalmente actúan de a dos, el que conduce espera y quien va atrás, baja, arrebata y luego huyen con gran facilidad porque las motos pueden meterse entre otros vehículos.

Hubo intentos de controlarlos, sobre todo en la zona bancaria, en el microcentro, pero no pasó de eso. Se quiso prohibir que vayan dos personas, solo debía ir una e incluso llevar un chaleco en el que se leyera claramente el número de matrícula de la moto, pero no se implementó.

Lo cierto es que todos los días se producen nuevos casos y algunos con gran violencia, porque no solo se conforman con apropiarse de lo ajeno, sino que golpean o matan.

La semana pasada fue baleada una pareja en Parque Chacabuco, para robarles sus celulares. Las zonas de Universidades y colegios son focos de atención, debido a que la mayoría de los estudiantes salen a la calle hablando por celular, pero además, muchos llevan tablet o notebooks, que también son elementos atractivos para los ladrones. Los adultos mayores son también blancos fáciles y la mayoría de las veces son esperados a la salida de los bancos, para robarles el dinero de la jubilación.

Uno de los tantos reclamos de los porteños al Gobierno es por el tema de la seguridad y por eso, ahora se buscará neutralizar esa modalidad de ataque con una serie de medidas. Habrá un debate legislativo sobre un proyecto de ley que diseña el Ministerio de Seguridad: uno de los puntos centrales de la iniciativa será agravar las penas de los delitos cometidos con el uso de una moto. La intención es limitar la posibilidad de excarcelaciones incluso frente a casos considerados menores.

"Una vez que tengamos esa ley marco, podremos avanzar con las provincias y distritos para unificar criterios en la identificación de motociclistas y zonas y horarios de circulación restringida", explicó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Las ideas base del proyecto fueron expuestas por la funcionaria a los ministros provinciales el jueves pasado, durante la reunión en Córdoba del Consejo de Seguridad Interior. Todas las provincias coinciden en que sus centros urbanos tienen el desafío de controlar a los motochorros.

Los motochorros fueron responsables del 35 % de los 91 homicidios en ocasión de robo registrados este año en Buenos Aires. En ese distrito existe desde 2014 una resolución gubernamental que obliga al uso de cascos y chalecos que exhiban la matrícula de la moto, pero no se cumple.

Las experiencias internacionales apoyan la posición de aquellos que piensan en identificaciones visibles y restricciones para el traslado de dos personas en una moto. Bogotá tuvo durante años un gran problema con motochorros. Allí, la solución fue concreta: se prohibió la circulación de más de una persona por moto.

El Gobierno obtuvo este mes un buen respaldo en el Congreso al convertirse en ley otro proyecto diseñado para cortar el aumento del delito no organizado. La ley de flagrancia fue pensada para que los tribunales puedan tomar decisiones rápidas y se evite el tiempo sin condena que puede favorecer la excarcelación del acusado. Esa figura votada recientemente permitirá resolver en 40 días un caso con el sospechoso detenido en el mismo momento del acto criminal.

El aumento de penas y controles más intensos serán las respuestas oficiales que tienen como objetivo reducir esta modalidad de robo y violencia que es frecuente y preocupante.


www.conozcarecoleta.com.ar (3535) - Publicado: 24/09/16