www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

Azafatas argentinas implantaron el uso de pantalón

Las azafatas argentinas de algunas aerolíneas ganaron importantes batallas en busca de implantar el uso del pantalón en su vestimenta de vuelo, lograron flexibilizar códigos de vestimenta sexistas.

Hoy en día en esas empresas se puede trabajar con la comodidad del pantalón.

Al hablar de azafatas inmediatamente se piensa en una mujer alta, atractiva, perfectamente maquillada y peinada, vestida con pollera, tacones, blazer, una camisa a tono, lápiz labial y esmalte de uñas acorde con su vestimenta.

Para la gran mayoría de los pasajeros es muy difícil visualizarlas como agentes de seguridad y control de pasajeros. Su trabajo va más allá de servir una gaseosa, ellas juegan un papel importante al momento de lidiar con el miedo de los pasajeros, salvar una vida, reducir a un pasajero peligroso, esposarlo y poner en práctica el protocolo de seguridad para lo cual reciben entrenamiento.

Natalia Fontana, Secretaria de Prensa de la Asociación Argentina de Aeronavegantes, aseguró que “las empresas American Airlines y Austral modificaron su vestimenta hace 10 años y el uso del pantalón para las azafatas fue una batalla ganada casi a la fuerza”.

Hoy en día en estas empresas se puede trabajar con la comodidad del pantalón, la pollera y con alguno de los dos pares de zapatos establecidos: el alto o el bajo.

Empresas argentinas como LATAM se sumaron hace poco a permitir el pantalón como parte de la vestimenta de las azafatas.

Vestimenta de mujeres pilotos
El estereotipo de los uniformes también afecta a las Comandantes de las aerolíneas que por el hecho de volar un avión, tarea reservada a los hombres hasta hace poco, disponían sólo de uniformes masculinos.

“Las pilotas que vuelan hace más de 10 años en American Airlines recién consiguieron el uso de uniformes femeninos hace 2 años” señaló Fontana.


www.conozcarecoleta.com.ar (1855) - Publicado: Viernes 16/03/18 - Fuente consultada: Segundo Enfoque