www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

La Ferrari de Perón tiene nuevo dueño

Según trascendió, la Ferrari que perteneció al General Perón, fue subastada en RM Sotheby´s, en 1.187.500 dólares. El comprador fue un coleccionista anónimo. El auto había sido adquirido por Perón en 1953.

La prestigiosa casa de subastas Sotheby's celebró el comienzo de la temporada de subastas 2018 con su 19° gala venta anual. Un enero en el que concurren a la subasta los fanáticos coleccionistas de autos.

En esta oportunidad el auto fue presentado como "The Juan Perón 212 Inter" y tanta es la significación con la historia nacional que la unidad también sufrió la depreciación de su valor. Había publicado un pronóstico de recaudación cercano a dos millones de dólares, pero se vendió a 1.187.500 dólares.

Ferrari de Juan Peron

En el catálogo de presentación se había publicado una breve reseña del preciado auto que informaba: "Fue adquirido por uno de los líderes más famosos del siglo XX, Juan Perón". Era el ejemplar 49° de una producción exclusiva del carrocero italiano Ghia de 73 piezas. La unidad se presentó en el Salón del Automóvil de París en octubre de 1952 con número de chasis 0233 UE, acompañado por un 0235 EU, un descapotable con carrocería de Pininfarina. En la cita francesa -según los informes de época- fue descubierta por quien se convertiría en su primer propietario, el por entonces presidente argentino: "Un líder notablemente diverso y divisivo que fue adorado y vilipendiado por su propio pueblo", según la calificación de la casa de subastas.

Algunos saben y Sotheby´s resalta: "Perón fue un verdadero entusiasta del automovilismo, famoso por contar con una inmensa colección de lujosos automóviles, desde Ferraris hasta Packards. Le encantaban las carreras, y fue un financista clave de las carreras de dos de las estrellas emergentes del país, Juan Manuel Fangio y Froilán González".

Además de automóviles tuvo motocicletas: una Siambretta, un Alfa Romeo 1900 CSS Touring, un Giulietta Sprint y un legendario Cadillac El Dorado II que nunca pudo manejar. Pero ninguno fue tan popular como su Ferrari.

La unidad fue fabricada en Maranello y su particular carrocería fue un encargo al especialista Ghia, en Turín, una distinguida casa de diseño y consultoría de construcción. Su peso de mil kilos y su motor V12 con 2.6 litros de cilindrada capaz de erogar 150 caballos de potencia. Su número de chasis de fábrica era el 0233EL, pero para su proceso comercial adoptó una nueva identificación: 0191EL. Juan Domingo Perón adquirió la unidad en 1953. Dos años después, en septiembre de 1955, el General fue derrocado por la Revolución Libertadora y algunas de sus joyas automotrices fueron confiscadas.

La Ferrari pasó por distintos dueños: en 1973 pasó a manos del coleccionista argentino, Conrado Tennino y en 1987 fue comprada en Estados Unidos, luego pasó a Suiza y finalmente, llegó a Alemania, en 1989, comprada por Uwe Ohlsen Automobile, una firma automotriz que decidió restaurar la unidad con un radical cambio de fisonomía y apariencia. De octubre de 1990 hasta marzo de 1995 permaneció en el taller de Peter Rosenmayer, donde fue pintado de amarillo y negro. Volvió a la Argentina al año siguiente para participar de un show televisivo y hasta octubre de 1997 estuvo exhibido en una sala de exposición de un concesionario de la escudería italiana. Su combinación de colores provocaba una asociación desfasada: un Ferrari retro con aspecto de taxi viejo.

Regresó a Alemania porque el propietario presentó la quiebra de su compañía. Solicitó, específicamente, que la unidad no fuera confiscada por el caudal de su inversión. El 18 de diciembre de 1999 el deportivo cupé que había pertenecido a Perón fue comprado por su último dueño: el estadounidense Lee Herrington, un respetado coleccionista de piezas confeccionadas en la fábrica de deportivos con sede en Maranello. El 212 Inter Coupe by Ghia de 1952 recibió distintos galardones en los Concursos de Elegancia del "Palm Beach Cavallino Classic", una cita anual para ferraristas en Florida, Estados Unidos.

Su última actividad comercial se registró en el Arizona Biltmore Resort & Spa de Phoenix, donde RM Sotheby's la expuso como una de las mejores atracciones de su subasta de autos clásicos, donde finalmente fue comprada por un coleccionista anónimo.


www.conozcarecoleta.com.ar (4266) - Publicado: Martes 23/01/18