www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

Polémica por los adoquines

El Gobierno de la Ciudad ha retirado adoquines en Villa Urquiza y como ya ocurrió en otros barrios, como San Telmo, los vecinos están algunos a favor y otros en contra. Ya fueron retirados en Alberdi al 3700 y ahora se continuará con la avenida Triunvirato.

Los vecinos que están de acuerdo con sacar los adoquines, dicen que éstos conviven con parches de arreglos que ya están muy dañados y complican la circulación y otros que están en contra, se sustentan en la defensa del valor patrimonial del adoquín.

Villa Urquiza es un barrio que ha tenido un importante crecimiento en los últimos años y la mayor circulación de tránsito ha perjudicado el adoquinado, cada vez más dañado y desnivelado, por la falta de mantenimiento, por eso, el Gobierno porteño ha decidido cubrirlo con una capa asfáltica, luego de las obras de nivelación. A pesar de la necesidad de estas mejoras, son muchos los que argumentan que sacar los adoquines quitará identidad al barrio.

Lo mismo había ocurrido hace algunos años, cuando retiraron adoquines en la calle Defensa, en el barrio de San Telmo y posteriormente asfaltaron. En aquel caso, ganaron la pulseada los vecinos y debieron restituirlos. Tiempo después ocurrió lo mismo en la calle Carlos Calvo, en la cuadra de la Iglesia Danesa.

A diferencia de esos casos, en la zona de Recoleta, desde el Centro Cultural Recoleta, pasando por la Iglesia del Pilar y el Cementerio, hasta la esquina de la calle Vicente López, se levantó el asfalto y se adoquinó, para disgusto de los vecinos de este barrio, donde vive mucha gente mayor, que se desplaza con sillas de ruedas o bastones y también las jóvenes que sacan a pasear a sus bebitos en carritos, enfrentando dificultades para desplazarse por los desniveles de los adoquines. Una gran contradicción, San Telmo, uno de los barrios más antiguos quería desprenderse del tÍpico adoquinado y Recoleta, un barrio coqueto, donde se eliminó el asfalto para pasar al adoquín.

“La ley de protección de adoquines decía que había que consultar a las Comunas respectivas qué calles querían que se protegieran patrimonialmente. Pero en la práctica, cada mayoría oficialista decidió en las comunas sin consultar a los vecinos”, sostiene el arquitecto Carlos Blanco, de la organización Basta de Demoler, que está en contra. “Al asfaltar encima, la avenida entierra su historia. También pierde capacidad para absorber el agua de lluvia y hasta para controlar indirectamente el tránsito. Con el asfalto, los autos y colectivos van a ir más rápido”.


www.conozcarecoleta.com.ar (2534) - Publicado: Miércoles 12/09/18