www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

Preocupación por casos de mala praxis

El jueves 28 de junio, María Cristina Portillo Martínez, una joven de 27 años, había asistido al centro Diagnóstico Médico, situado en la calle Junín 1023, en el barrio de Recoleta, para hacerse un tratamiento por una lumbalgia. Le realizaron un bloqueo radicular o facetaria y, por motivos que aún se desconocen, falleció.

Este caso se suma al de la periodista Pérez Volpin, que también falleció el 6 de febrero, mientras le realizaban una endoscopia digestiva en el Sanatorio de la Trinidad de Palermo, donde además, el empresario Ricardo Fort, también había fallecido el 25 de noviembre de 2013, dejando dudas a la familia sobre las causas de su muerte.

Estos hechos han generado preocupación, debido a que las muertes se produjeron durante prácticas habituales, que aparentemente no implican un riesgo de vida. La psicosis de aquellos que debían y deben realizarse dichas prácticas hizo que muchos suspendieran los turnos, por el temor que les ha provocado.

Pero además del miedo a realizarse ciertos estudios, también se instala la desconfianza hacia los profesionales y su idoneidad, ya que tanto en los casos de Fort como de Pérez Volpin, todavía no hay una respuesta que esclarezca en qué circunstancias se produjeron las muertes y si hay o no responsabilidad de los que realizaron los estudios. Son muchos los que piensan que existe cierta impunidad y protección de los sanatorios e Institutos hacia su plantel médico, sobre todo considerando que si en casos de gente conocida no hay respuestas, qué ocurre cuando los perjudicados son gente común y corriente.

En el caso de la chica fallecida el jueves, la médica que se ocupó de comunicar su deceso a los familiares, dijo que lamentablemente, ella como los familiares, tampoco podía creer ese desenlace, ya que en 20 años de trabajar allí, jamás le había ocurrido algo así.

La explicación fue: "Hizo una reacción alérgica que la descompensó, la tuvimos que entubar, vino la emergencia, la reanimamos y no pudimos sacarla".

Un amigo que la había acompañado y fue quien recibió la noticia le dijo a la médica: "Ella avisó que era alérgica a todo" y ella le respondió "No, ella me dijo que era alérgica al diclofenac. Hizo una reacción alérgica, le pasamos toda la medicación que hay que pasarle, a pesar de eso no la pudimos sacar, falleció". “Hemos hecho todo lo humanamente posible. Tengo un dolor absoluto. Estoy desesperada como vos. Es absolutamente inexplicable".


www.conozcarecoleta.com.ar (2460) - Publicado: Lunes 02/07/18