www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

Cerró el bar La Rambla

En el barrio de Recoleta hay varios bares emblemáticos y uno de ellos, La Rambla, situado en la esquina de Ayacucho y Posadas, desde hace 57 años. Lamentablemente, la crisis que se produjo debido al cierre por Covid-19, que ahora según se supo en los últimos días, será definitivo.

Este bar tuvo sentados a sus mesas a políticos, empresarios, porteños y turistas, incluso fue uno de los lugares preferidos por los escritores Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares, que iban a almorzar habitualmente. El matrimonio vivía a una cuadra de allí.

La Rambla en RecoletaPero el cierre obligado por la pandemia generó que los 14 empleados que allí trabajaban solo cobraran el ATP (Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción), porque el dueño no pudo pagarles el 25% restante.

La Rambla fue fundado por Manuel Suárez y su esposa, Carmen Castiñeiras, inmigrantes gallegos, provenientes de La Coruña, que con gran sacrificio habían comprado el local. Cuando el matrimonio estuvo muy mayor, la continuidad del negocio estuvo a cargo de su hijo, Rubén Manuel Suárez, un abogado que finalmente se convirtió en empresario gastronómico. En los últimos años, fue administrado por Pablo Suárez, otro hijo del matrimonio, que lamentablemente fue quien tomó la decisión de cerrar por no poder seguir sosteniendo la situación provocada por la pandemia.

Pablo comenta, angustiado: “Tratamos de seguir la tradición familiar, siempre nos inculcaron el respeto hacia los demás, no endeudarnos, gastar lo que se podía gastar y el resto guardarlo. Mi madre siempre me repetía un refrán gallego: ‘guarda risas por si algún día hay que llorar".

¿Qué tenía de particular La Rambla, que fidelizaba a sus clientes y atraía a los turistas que paseaban por allí?
Más allá de estar en una bella y tranquila esquina del barrio y la cordial atención, hacían un irresistible sandwich de lomo que era servido en cuatro versiones diferentes: La Rambla (solo el pan con un buen lomo, tomate y lechuga), Completo (le sumaban jamón), Porteño (también tenía morrones) y Americano (con huevo frito y panceta).

Otros conocidos que solían ir allí: Carlos Monzón, Federico Peralta Ramos, Robert Duval, Jorge Asís y muchas otras personalidades.

Pablo Suárez, aceptó que lamentablemente “Llegamos al fin. Es imposible mantener toda la estructura y la carga impositiva. Quiero agradecerles a mis empleados, me conocen desde chico, no fue fácil decirles que cerraba. Lloraban y terminé consolándolos yo, los clientes me llamaron, me golpeaban la puerta y me decían me matas”. No pudo pagar los sueldos, las cargas sociales, la carga impositiva es insoportable, teníamos cero ingreso desde el 19 de marzo. Cerramos un día antes de la fecha que decretó el Gobierno, porque ya no había gente en la calle. No podía seguir manteniendo todo, expensas, luz, gas, cable y teléfono. No quiero pedir préstamos a los bancos, por más que me digan te doy $10 millones a tasa cero, no lo agarro porque no sé cuándo lo voy a poder pagar”, señaló el dueño de La Rambla.

“Me acuerdo de mis padres, de todo su sacrificio. Cerrar por la pandemia es muy doloroso. La idea es que si no somos nosotros, que lo siga alguien como bar, por la memoria de la familia”.

Lamentablemente el paisaje de Recoleta va cambiando mucho, ya no están Lola, Munich, Café Victoria, Café de la paix y ahora La Rambla. Ojalá que no, pero todo indica que la lista será más larga aún.


www.conozcarecoleta.com.ar (3192) - Publicado: Lunes 27/07/20