www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

Muestra en el Museo de Arte Oriental

Coincidiendo con el Año Nuevo Chino, el 4718, en el primer piso del Palacio Errazuriz, se encuentra el Museo de Arte Oriental que el pasado 23 de enero, ha inaugurado la muestra "Las grullas y los buenos augurios", que propone un recorrido que rescata los valores de la cultura oriental y cómo se celebra el cambio de era.

Museo de arte oriental

La muestra cuenta con 60 piezas dispuestas en vitrinas que responden a distintos núcleos temáticos. Rescatan la espiritualidad y el deseo de longevidad, que es una de las bases de esta antigua cosmovisión que encuentra lugar en esta exposición. Delicados jarrones decorados, o pinturas con cañas de bambú (simbolizando el blando vigor de lo que se dobla pero no se quiebra) o con ciruelos (el primer árbol que florece, todavía en medio del invierno, es por antonomasia un símbolo de resiliencia).

Verónica Flores, curadora de la muestra explica que: “En el año 1112 de la dinastía Song del Norte, el Emperador Huizong daba forma a sus Grullas auspiciosas, una obra de arte legendaria dentro de la historia de la pintura china”, Huizong fue pintor, poeta y divulgador del taoísmo, además de emperador. Poco importa que sus grullas no hayan sido suficientes, y que a pesar de los “buenos augurios” haya tenido un gobierno inestable que sumió a la dinastía en el final de su imperio. En China aquel pájaro esbelto vuelve con cada primavera; de ahí que se evoque, en una cultura caracterizada por la atenta mirada a la naturaleza, como símbolo de buena fortuna, por eso el nombre de esta muestra, que se acaba de inaugurar.

Pueden apreciarse pequeñas figuras de ancianos y tortugas que resaltan el valor de la buena vejez y el respeto a los ancianos debido a que el paso del tiempo está asociado a la sabiduría.

La suerte o buena fortuna es para los chinos igual de importante a la hora de encarar el nuevo año y el dragón es su símbolo más preponderante. Monedas, vasijas y figuras en piedra lo evocan asociándolo con una fuerza masculina y temeraria, que en la antigua dialéctica asiática se compensa con la figura del fénix, un pájaro mítico que encarna lo delicado, lo femenino y la vida en familia.

La milenaria China concibe una existencia en permanente mutación en la que el cambio es la única constante. Por eso el temor a la pérdida de lo obtenido es inherente al deseo mismo. Prósperos, afortunados y sabiamente longevos: la protección de lo atesorado es el cuarto de los deseos de buenos augurios chinos que completa las plegarias de esta muestra. En esta vitrina las figuras son de a pares; guerreros temerarios o bestias de fauces lustrosas, en cerámica o jade pero siempre de a dos, listos para flanquear las puertas de las casas y proteger la intimidad de los presuntos peligros que acechan en el ámbito público.

También en la cuarta vitrina puede verse la imagen de la pintura de Huizong que da nombre a la muestra– sorprende por su eclecticismo. En una imagen, las legendarias grullas viajan con niños y renos a bordo de naves, más afines a celebraciones occidentales.

Para los amantes de la cultura oriental seguramente sea una invitación a seguir indagando sobre la misma, ya que las piezas que se exhiben tienen una sintética información sobre las mismas, que despertará en los curiosos el deseo de saber un poco más.

Dónde: Museo de Arte Oriental, Avenida del Libertador 1902, 1° piso.
Cuándo: de martes a viernes, de 12.30 a 17 horas. Sábados y domingos de 12.30 a 19 horas.

Entrada: gratis.


www.conozcarecoleta.com.ar (3461) - Publicado: Jueves 20/02/20