www.conozcarecoleta.com.ar


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Visitante Nro.

A 146 años de las primeras cloacas y aguas corrientes

El 15 de mayo de 1874 se colocó la piedra fundamental que daba inicio de las obras de cloacas y aguas corrientes de la Planta de Recoleta. Desde entonces, han transcurrido 146 años y resulta increíble que aún haya gente que no cuenta con esos servicios fundamentales para una vida digna.

estacion aguas corrientes en RecoletaLa construcción de la Planta Potabilizadora de Recoleta surgió después de la terrible epidemia de fiebre amarilla de 1871, cuando se constituyó la Comisión de Aguas Corrientes. Luego, en 1873, se iniciaron activamente los trabajos trazados en el marco del Plan Bateman, los cuales, en definitiva, servirían a una población de 400 mil habitantes de la Ciudad de Buenos Aires. Esto, incluyendo el alejamiento de las aguas servidas por medio de una red de pluviocloacales.

El plan trazado fue salir de inmediato con un cronograma de saneamiento integral, convocándose al por entonces ingeniero inglés Juan Federico Bateman, de ahí la denominación del emprendimiento.

Luego de los primeros trabajos en 1874, un intento de privatización fracasó ante la crisis político-económica argentina en 1891 por lo que los servicios volvieron a manos de la Comisión Nacional de Obras de Salubridad de la Capital, a cargo del ingeniero Guillermo Villanueva. Fue éste quien impulsó el progreso de la institución sanitaria en forma incesante, fijando los grandes lineamientos de su organización técnica y administrativa.

Vale dar cuenta que la celebración de esta fecha a nivel nacional tiene origen en 1947. Fue allí cuando comenzó a recordarse el primer servicio sanitario en todo el país que comenzara a brindarse el 15 de mayo de 1874, por intermedio de un decreto firmado durante el primer gobierno de Juan Domingo Perón. El mismo fue reafirmado por el Ministerio de Trabajo de la Nación en junio de 1975.

Recordamos que la estación de bombas de Aguas Corrientes es el edificio (remodelado por el arquitecto Alejandro Bustillo) donde desde 1933 funciona la sede del Museo Nacional de Bellas Artes, Avenida del Libertador 1473.

Una pena que lejos estamos de aquel país pujante que se vislumbraba como una potencia mundial, con adelantos que fueron fantásticos y hoy vemos una involución, debido a los sucesivos gobiernos que desde hace varias décadas han restado importancia a las obras que evitarían que una niña tenga hambre de agua y que otros tantos niños y adultos mueran por no contar con agua corriente ni cloacas, sobre todo en estos tiempos de pandemia, en que tanto se recomienda la higiene.


www.conozcarecoleta.com.ar (2523) - Publicado: Viernes 15/05/20