www.conozcarecoleta.com.ar
Ultimas noticias de Recoleta


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Medios Agrupados


Visitante Nro.

Piedad por el Gomero Histórico

En la Plaza Juan XXIII, situada en la esquina de R. M. Ortiz y el Paseo Chabuca Granda, en el barrio de Recoleta, se encuentra el Gomero Histórico, cuya copa frondosa de otros tiempos ha embellecido el paisaje arquitectónico urbano y brindó una reconfortante sombra y frescura a quienes se sentaban a las mesas de la confitería La Biela, situadas bajo la misma.

Existen dos versiones sobre la edad del gomero. Una dice que fue plantado por los monjes Recoletos, en 1823, en el Cementerio, que en aquellos tiempos era el huerto de los franciscanos y posteriormente se lo sacó para trasplantarlo donde lo vemos hoy. Otra versión atribuye al Agrónomo, Martín José de Altolaguirre y Pando, haberlo plantado en 1791, en su quinta cercana a ese lugar y se dice que fue la primera especie de este árbol en nuestra ciudad.

En un cartel que el Gobierno de la Ciudad ha colocado debajo del gomero, indica el nombre botánico y además, se lee que integra el listado de Arboles y Plantaciones Notables de la CABA en Jurisdicción del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Asimismo indica que es un área de Protección Histórica.

Sin embargo, el Gomero que tiene, según las dos versiones, entre 198 y 230 años, lejos está de ser protegido como merece y como corresponde. Desde hace más de un año se encuentra en estado agonizante, sus ramas se ven despobladas de hojas, se está secando y su copa frondosa que no permitía ver el cielo, ahora filtra luz por todos lados y aunque la escultura del Atlante, realizado por el escultor uruguayo Joaquín Arbiza, parece sostenerlo para no dejarlo caer, mucho tememos que no lo logrará.

La escultura del Atlante fue inaugurada en 2014. La figura de 1,85 m. de alto, pesa aproximadamente 250 kilos y se apoya sobre una base circular de hierro. Está formada por más de tres mil piezas de autos, soldadas y ensambladas.

Gomero historico y PiedadIncreíblemente, a pocos pasos del Gomero y el Atlante, se encuentra una escultura que recuerda el primer golpe militar en la Argentina, ocurrido el 6 de septiembre de 1930, cuando fue destituido el presidente Hipólito Yrigoyen. Si observamos la foto, veremos que se trata de una Piedad, una madre que se asemeja a la vírgen y sostiene el cuerpo de un caído en este hecho que provocó varias muertes. Increíblemente, como telón de fondo vemos la hermosa copa del gomero, cuando se lo veía en plenitud y saludable. Ahora, parece premonitorio, que una mujer sostiene un cuerpo muerto y un Atlante intenta sostener al gomero, a punto de morir y no se resigna a dejarlo caer.

El 25 de febrero de 2021, se dio a conocer que el programa “Tree Cities of the World 2020”, patrocinado por la Fundación Arbor Day y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura realizó el reconocimiento a la Ciudad de Buenos Aires por su compromiso y cuidado del desarrollo del arbolado urbano y es por eso, que los vecinos de Recoleta, manifiestan su esperanza en que Florencia Valía, directora General de Espacios Verdes y Arbolado, tome conocimiento de esta situación y pueda dar una solución al problema, antes que sea demasiado tarde.

Según el último censo de 2018, en las plazas y veredas de la Ciudad de Buenos Aires, hay unos 431.326 árboles de 423 especies botánicas y más de 250 arbóreas. Son los verdaderos pulmones de nuestra ciudad y por ello es necesario cuidarlos.

El gomero y el Atlante

Atlante sostiene al gomero historicoLongevo gomero de la Recoleta,
que ha sido plantado en tiempos lejanos,
sus ramas crecieron apuntando al cielo,
cual si fuesen brazos y sus hojas manos.

Un robusto tronco soporta su peso,
sus brazos se abrieron queriendo abrazarnos,
dándonos su sombra, brindando frescura,
su copa frondosa rebosó hermosura.

Hoy se ha convertido en gomero anciano,
luce agonizante, ya no mira al cielo,
para que no caiga lo ayuda un Atlante
que lo carga al hombro, va mirando al suelo.

Hoy hay que ayudarlo, igual que el Atlante
hay que darle fuerza y que se levante,
Que en la primavera vuelva a renacer
y su hermosa copa a reverdecer.

Resulta imposible saber cuántos fueron
quienes se sentaron bajo ese gomero,
que los cobijó, compartió los sueños,
tanto de turistas como de porteños.

Autor: Susana R Espósito


www.conozcarecoleta.com.ar (4129) - Publicado: Martes 23/03/21