www.conozcarecoleta.com.ar
Ultimas noticias de Recoleta


Escudo del barrio de Recoleta
Escudo del barrio
de Recoleta



Medios Agrupados


Visitante Nro.

Cinco años sin “El Mariscal”

El jueves 10 de marzo de 2016, se dio a conocer la triste noticia del fallecimiento del ex jugador de Racing, Roberto Perfumo, a causa de un aneurisma que le provocó un desvanecimiento y la caída en la escalera de un restaurante de Puerto Madero, donde había ido a cenar con amigos, como lo hacía habitualmente cada semana.

Según se supo horas después, la caída le produjo una fractura de cráneo y de cadera, que lamentablemente desencadenó en su deceso, en el Sanatorio Los Arcos, en el barrio de Palermo, donde estaba acompañado por su hijo. La esposa de Perfumo estaba en China, donde había viajado por negocios.

Roberto PerfumoNacido en Sarandí, el 3 de octubre de 1942, Perfumo hizo las divisiones inferiores en River, como volante, pero luego recaló en Racing, club del que era hincha, y donde el director técnico Juan José Pizzutti le encontró su posición de primer marcador central, o el número "2". Brilló y fue campeón en Racing y ganó el primer campeonato mundial de clubes para Argentina. También se consagró en River y Cruzeiro de Brasil y disputó con la Selección argentina los mundiales de 1966 (en Inglaterra) y 1974 (en Alemania) e integró el equipo que perdió la eliminatoria para el mundial de México 70.

Como técnico dirigió varios equipos, entre ellos Racing, Gimnasia y Esgrima de La Plata y Olimpia de Paraguay y fue comentarista en Fútbol para todos y ESPN.

El "Mariscal" es el apodo que le puso el fallecido relator José María Muñoz. Además de futbolista, tuvo un camino desde la política, cuando en 2003 aceptó la oferta que le hizo el entonces presidente, Néstor Kirchner, para ser Secretario de Deportes de la Nación.

Perfumo tenía 73 años y además de ser vecino del barrio de Recoleta, frecuentaba lugares emblemáticos del mismo. Por ejemplo, según se escuchó decir al barman de la confitería La Biela, el martes (víspera del accidente) había ido a tomar un aperitivo, como hacía habitualmente y luego fue a almorzar a Rodi, un restaurante situado en la esquina de Ayacucho y Vicente López, de esos bodegones de otros tiempos que sigue vigente, por su atención familiar y comida hecha como en casa.

Cuentan quienes lo conocieron, que más allá de su pasión por el fútbol, era también amante del tango y sabía muchísimo del tema. Recuerdo que una madrugada lo encontramos en una tanguería de San Telmo, en Chile y Balcarce, donde se reunían varios artistas luego de actuar en sus show de los locales tradicionales de Buenos Aires.

Fue una penosa noticia que conmovió a quienes lo conocieron y admiraron como futbolista y como una gran persona que quedará por siempre en el recuerdo.

Se extraña no verlo sentado en La Biela, ni caminando por el barrio de Recoleta, con su esbelta figura, ya pasaron cinco años que no me cruzo con él para decirle ¿Qué tal, Mariscal? Para que me responda con una sonrisa, como solía hacerlo.


www.conozcarecoleta.com.ar (2855) - Publicado: Miércoles 10/03/21